Productos a medida: personalizando nuestro stock

nike_id

Con la llegada de la Revolución Industrial se descubrió que la manera más económica y eficaz de crear productos para los consumidores era hacerlos en cadena. Pero con el tiempo, nos dimos cuenta de que la manera más adecuada de vender no era la de renunciar a la personalización. Los productores empezaron a versionar sus productos para acercarse a gustos concretos y, en la actualidad, los consumidores buscan comprar algo totalmente adecuado a sus necesidades y gustos.

Lo complicado viene cuando las pequeñas o medianas empresas sólo son distribuidoras y no fabrican sus propios productos, pero tienen la capacidad de escuchar al cliente y servir de intermediario fiable a las fábricas proporcionando una información muy valiosa.

Personalización en serie

Para poder elaborar productos personalizados primero debemos saber quién visita nuestra página web, y segundo, tenemos que evitar que esta personalización nos lleve más tiempo y dinero del que sería rentable invertir.

La idea no es producir bajo pedido, puesto que eso elevaría al máximo los costes y deberíamos enfocarnos a un target mucho más concreto, sino adecuar la demanda del cliente a una estabilidad en la producción y una continuidad en el mercado. De este modo, los productos son únicos pero modulares, de tal manera que aprovechando una producción en serie podemos aproximarnos al máximo a solucionar las necesidades del comprador.

Un ejemplo claro y sencillo es Nike ID. En esta página nos ofrecen unos modelos concretos de Nike pero con la particularidad de que podemos customizarlos eligiendo el color y, a veces, incluso el material. Así, la cadena de producción, montaje y distribución no se altera en absoluto.

Está claro que Nike puede permitírselo, pero debemos adaptarnos a nuestras posibilidades. Solo tenemos que formularnos una pregunta para que no suponga pérdidas: ¿qué parte de producto o de la producción se orienta al consumidor?

¿Dónde queda la orientación al vendedor?

Siempre hablamos de la orientación al cliente, pero no podemos olvidar que nuestro objetivo es vender. Por ello, y para ampliar el margen de beneficio, incluso después de “personalizar” nuestros productos, tenemos que centrarnos en dos objetivos: aumentar las ganancias y reducir coste de personalización.

Para incrementar las ganancias las dos opciones más habituales son aumentar el número de productos que ofertamos o subir el precio, siempre y cuando sea justificado y otorgue más comodidad, calidad, o estatus gracias a obtener un producto único.

Por su parte, con la personalización de los productos se disminuye el stock, al no ser necesario almacenar los productos y, por tanto, no tendríamos que deshacernos de un stock, abaratando así los gastos de almacenaje. Además, para reducir los costes conviene recordar que una organización inteligente de la logística, puede disminuir considerablemente los costes.

En cualquier caso, todas estas estrategias deben adaptarse a cada proyecto concreto, y analizar en detalle las necesidades y posibilidades de cada tienda online.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>