Nuevos modelos: pago por suscripción

Captura de glamourum.com

Captura de glamourum.com

Con el aumento de usuarios que realizan a diario compras online, empieza a ser patente dentro del sector la necesidad de innovar en los modelos de pago existentes y crear nuevas opciones que permitan adaptarse a las necesidades actuales de los compradores, con el fin de captar al público que aún no se ha decidido a dar el paso al mundo online. No se trata tanto de inventar algo totalmente nuevo sino de adaptar lo que ya existe.

Hoy queremos repasar uno de los modelos de pago que más se empiezan a expandir por la Red y que ofrecen una vuelta de tuerca al tradicional “pago por producto”: la suscripción.

Tarifa plana y a disfrutar

El modelo de pago por suscripción, conocido especialmente gracias a servicios como Spotify, permite consumir el contenido íntegro mediante un pago mensual y es el modelo elegido cada vez más por el sector del ocio. Empresas de software como SAGE, videojuegos online o plataformas dedicadas al consumo de ocio ya lo han incorporado a sus modelos de pago.

Como bien señalan en dos interesantes artículos Javier Martin y José Carlos Cortizo Pérez, muchas empresas están siguiendo este modelo. Entre ellas podemos destacar a Mumumío, una e-commerce que permite comprar comida directamente del productor y que por una suscripción puedes recibir, por ejemplo, una cesta de fruta de forma periódica; y Glamourum, una tienda online que por una suscripción de 10 euros recibes en tu casa una selección de 4 ó 5 productos exclusivos mensualmente.

Pero donde realmente podemos apreciar más la expansión de este modelo es en el campo del ocio. Es el caso de plataformas de vídeo on demand españolas como Filmin o Youzee, que siguen la estela de sus predecesoras extranjeras en el pago por suscripción, como la conocida Netflix, que cuenta con más de 23 millones de usuarios entre Canadá y Estados Unidos y se ha extendido a otros países en Latinoamérica y Europa.

Las webs españolas mencionadas combinan el modelo de suscripción con la compra de películas o capítulos de series de forma individual, pero a nadie se le escapa que no merece tanto la pena pagar 3 euros por una sola película si desde 7 euros al mes puedes tener acceso ilimitado a todas ellas. Eso sí, ambas añaden una selección de películas premium que no pueden verse con la tarifa plana, sino que en este caso sí se debe abonar un importe extra.

El paso del gratis al pago

Esta tiene mucho que ver con un intento de potenciar las descargas legales por Internet, especialmente tras el caso Megaupload que hará que muchas webs se reemplanteen sus sistema de negocio y se pasen, quizá, a este nuevo modelo para ajustarse a las nuevas leyes.

La pregunta es entonces: ¿aceptará el usuario pagar por contenidos a los que hasta ahora podía “acceder gratis”? ¿Cómo podemos educar a los usuarios? ¿Cómo captar la atención del usuario y hacer que se acostumbre a este nuevo modelo de pago?

Sin duda, uno de los pasos será invertir en el usuario, al menos en un primer momento. En ese sentido, Spotify ha seguido una técnica arriesgada que le está funcionando. En un primer momento su servicio era gratuito y prácticamente sin límites para ir, poco a poco, recortando los beneficios a sus usuarios en favor de los más de dos millones de usuarios de pago que utilizan a diario su plataforma.

Podemos seguir ofreciendo gratis los recursos e ir haciendo recortes paulatinos, no bruscos, que no creen recelo en el usuario y vayamos acostumbrándole a que el modelo de pago se va a ir modificando. Un usuario reconoce y otorga valor a esto si sabemos explicarle que todo ha cambiado y que necesitamos adaptarnos.

Apliquemos tarifas planas económicas que demuestren al usuario que por poco dinero pueden conseguir mucho. Este tipo de pagos, por un consumo ilimitado, nos da la sensación de ser mucho más barato que si cobramos por productos individuales, como mencionábamos antes con el ejemplo de las plataformas vídeo on demand españolas.

No debemos olvidarnos de personalizar lo máximo posible la forma de comprar los productos para que los usuarios vean que hay posibilidades de que consumiendo este servicio puedes ahorrar, pero no compliquemos las tarifas ni la forma de contratar. Hay que hacer modelos claros, flexibles y sencillos.

De esta manera, podremos educar paulatinamente a nuestros consumidores. Debemos tener en cuenta que para estar presentes en Internet debemos tener flexibilidad en variar nuestro modelo de negocio.

En las categorías Marketing online

2 comentarios sobre "Nuevos modelos: pago por suscripción"

Deja un comentario

También puedes comentar a través de tu perfil de Facebook ...