Venta minorista: cómo concretar la expansión internacional

Si bien todos podemos tener claro que para una pyme tener un e-commerce puede suponer una buena herramienta de internacionalización, eliminando las fronteras, es necesario profundizar en algunos puntos que serán claves para la efectividad de ese proceso, pensando en alternativas de venta minorista.

De acuerdo a un interesante artículo publicado en blog.shop.org, existen determinadas pautas que no pueden obviarse a la hora de pensar en la expansión internacional de una pyme dedicada a la venta minorista. El paso hacia la globalización de nuestro negocio es una gran oportunidad, pero también crea obstáculos estratégicos y operativos para las organizaciones de todos los tamaños.

¿Qué lecciones se pueden aprender de los minoristas que ya se han expandido a nivel internacional? Básicamente, existen algunos aspectos principales relacionados con la expansión internacional que, en caso de ser correctamente gestionados, pueden abrir el camino hacia una internacionalización exitosa.

Prácticas exitosas

El primero de ellos son las operaciones y la estructura organizativa. Esto significa definir desde el principio los equipos locales, regionales y de apoyo que serán necesarios y cómo se integrarán y complementarán con la estructura existente en la sede central de la empresa. Esto es necesario tanto para el e-commerce como para el comercio físico.

Otra cuestión central es la disponibilidad de productos y marcas. Los minoristas deben trabajar para determinar la variedad de productos a ofrecer en los distintos países, ya que es probable que no sea posible ofrecer todos los productos a nivel global, sobre todo cuando se trabaja con distribuidores o enlaces regionales. Además, las marcas que realmente quieren lograr un alcance global deben equilibrar su desarrollo en cada uno de los mercados por zona.

No puede obviarse tampoco el tema de las diferencias en cuanto a normas, reglamentos y leyes dentro de cada país, región y ciudad donde se desarrolle la actividad comercial, o donde se aspire a entrar. También es vital definir los métodos de pago y gestionar los tipos de cambio, sobre todo en un escenario en el cual avanzan los pagos mediante teléfonos móviles.

Por último, los minoristas deben encontrar la forma de abordar de la mejor manera posible el envío de los pedidos y el cumplimiento de las entregas, en tiempo y forma, en los distintos mercados, incluyendo la resolución de dos cuestiones centrales: los gastos de envío y el sistema de devoluciones.

Las pymes deben ser capaces de hallar las mejores prácticas para cada canal, permitiendo un crecimiento internacional armónico y sin fisuras.

En las categorías Logística

Deja un comentario

También puedes comentar a través de tu perfil de Facebook ...