La importancia del packaging

Wooden case with wine bottle on table

Cuando tienes una tienda online de productos físicos, en especial de productos frágiles como botellas de cristal que contienen vino, aceite u otros productos similares, es bastante probable que hayamos sufrido alguna que otra incidencia con los envíos, sobre todo en trayectos internacionales, que normalmente se traducen en grietas o roturas del producto. Cuando esto ocurre, lo primero que hace el proveedor logístico es comprobar el tipo de embalaje y después, casi con toda probabilidad, nos enviará un email informando de que la mercancía se ha roto porque llevaba un embalaje inadecuado que no cumple con la norma DIN ISO 2248 (test de impacto).

Por ejemplo, si enviamos botellas de cristal o algún producto fabricado con algún material relativamente frágil, las compañías de transporte suelen recomendar que las cajas vayan siempre protegidas con algún material como el poliespán o corcho blanco. Este recubrimiento se realiza tanto en las paredes como en los huecos que hay entre los productos. Pero en muchas ocasiones sucede que recubrir estos productos con corcho blanco tiene un importe mayor que lo que genera el propio envío. Por eso, la mayoría de las veces se recurre a un embalaje menos específico que permita ahorrar costes. Esto tiene sus pros y sus contras ya que este embalaje se enfrenta a muchos riesgos durante la cadena de distribución.

Las redes de distribución, fundamentales en el proceso

Hay que analizar, en primer lugar, los tipos de redes distribución que hay ya que las empresas no disponen de una única oficina desde la que repartir a todo el planeta. Así pues, existe una primera que es la red troncal o entre delegaciones que conecta las delegaciones de la empresa entre sí gracias a rutas a gran escala que recorren vehículos de tamaño considerable.

En segundo lugar hablamos de la red capilar, que es aquella que conecta las oficinas con el cliente final. Los traslados se realizan en vehículos de un tamaño menor que realizan múltiples paradas (almacenes o nodos de cambio modal) hasta llegar a su destino final, al contrario de lo que ocurría en la primera red donde solo se suele estacionar en la delegación de destino.

La mercancía es transportada en esta fase por varios medios de transporte como el ferrocarril, el transporte marítimo o por carretera, entre otros. La configuración de esta red de transporte condiciona el resto de factores (planificación, costes, tiempo…). Este hecho ha propiciado que se hayan creado algunas empresas denominadas operadores logísticos 3PL (thirdpartlogistics) que se dedican a los servicios de transportes. Estos operadores ofrecen sus servicios a varias empresas, haciendo que una ruta pueda ser compartida por varios clientes. Esto hace que el coste sea menor, pero que aumenten exponencialmente los riesgos en el traslado de paquetes ya que las pérdidas o roturas suelen ser más frecuentes.

Como vemos, tener una buena red de distribución es esencial para que el producto llegue como debe al destino final.

Fuerzas que influyen al manipular de los paquetes

Existen una serie de fuerzas que hacen que el producto en cuestión sufra una serie de daños durante los procesos de distribución y clasificación. Las que inciden principalmente durante el proceso de clasificación son la presión o compresión, el choque y la vibración.

En primer lugar, decir que se producen varias presiones: una sobre el producto cuando es transportado por los toboganes y cajas transportadoras y otra que produce la propia inercia de la masa del producto sobre las cajas de cartón. El embalaje exterior hace que se pueda soportar esta presión sin que el producto sufra daño alguno.

En segundo lugar, haremos mención a las fuerzas de aceleración y desaceleración que se producen al lanzar un paquete desde una altura y que pueden dañar un producto. En este punto es fundamental cumplir con la norma DIN ISO 2248 (test de impacto vertical) que regula la altura que debe resistir un producto según su peso.

La última fuerza no causa tanto una rotura, sino más bien una separación de componentes. Para evitar este fenómeno, lo más recomendable es acolchar el producto con otros materiales.

Cómo embalar un producto

Las compañías de transporte ofrecen una serie de recomendaciones para que los productos lleguen a su destino sanos y salvos.

1-      No es recomendable utilizar un embalaje compuesto por cajas de madera ya que no protege ni amortigua como debe. Como el embalaje debe soportar fuerzas internas y externas, lo más adecuado es utilizar cajas de cartón ondulado doble.

2-      Utilizar material de amortiguación en los huecos que dejen los productos ya que reducirá el movimiento y los golpes entre ellos. Debe ser rígido para que los productos no puedan moverse y blando para que amortigüe los golpes. En este caso, estamos hablando del poliuretano de baja densidad, el poliestireno de densidad media o, simplemente, papel arrugado.

3-      A su vez, este material de amortiguación también servirá para crear zonas de amortiguación que se colocarán en la zona superior (la zona que más probabilidad de golpes tiene) y en el resto de zonas que estén en contacto con el embalaje exterior.

4-      Es conveniente también indicar la posición en la que debe colocarse el producto mediante flechas y etiquetas de dirección.  No hay que dejar tampoco un espacio interior superior a 10 mm para evitar la movilidad del mismo.

5-      Por último, hay que tener en cuenta el peso ya que a mayor peso, mayor riesgo. Es preferible repartir el peso en varias cajas antes que introducirlo todo en uno.

El siguiente vídeo ilustra muy bien de qué estamos hablando e incluso nos aportará alguna idea para aprender a transmitir a nuestros clientes cómo un buen embalaje puede ayudarnos a darle más valor al producto:


Y vosotros, ¿creéis que todos los embalajes que emplean los proveedores logísticos son tan fiables como los del video? ¿Cuál es vuestra experiencia?

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
  1. Ricardo, muy buen articulo.

    Desde mi perspectiva y experiencia, no hay embalaje capaz de soportar al 100% un transporte negligente.

    Dicho de otro modo, una frase que oí y me parece muy acertada: ” no hay sistema a prueba de tontos, porque los tontos son muy ingeniosos”

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>