¿Por qué fracasa un proyecto de negocio online?

¿Por qué fracasa un proyecto de negocio online?

Desde los albores del e-Commerce, miles de tiendas y todo tipo de negocios online han aparecido en el mercado. Y según las estadísticas un 97% de ellos han cerrado o desaparecido al cabo de un tiempo, en la mayoría de los casos en su primer año de vida. Esta cifra puede sonar muy dura para aquellos que se han embarcado en este tipo de aventura empresarial, pero hay que tener en cuenta que, en todo el mundo, hay mil millones de webs abiertas en Internet, de las que un 10 o 12% están dedicadas al comercio electrónico.

El sector del e-Commerce está de moda y, en nuestro entorno, todos hemos visto surgir algún negocio online con mayor o menor fortuna en los últimos tiempos. Pero, ¿cuáles son las claves que distinguen unos de otros? Los expertos y analistas coinciden en determinados consejos y buenas prácticas que te pueden ayudar mucho a la hora de crear y mantener tu propio proyecto de e-commerce.

Un negocio online necesita confianza, pero no demasiada

Las estadísticas mencionadas al principio demuestran que el e-commerce no es un mercado “fácil”, a pesar de que las expectativas de crecimiento global sean muy halagüeñas. Según las proyecciones de eMarketer, el sector crecerá entre un 13 y un 25% hasta 2018, superando para esa fecha la cifra de los 2 billones de euros en ventas. A pesar de esta subida espectacular, muchas webs y blogs especializados advierten a los primerizos de que hay que borrar de la mente cualquier síntoma de confianza excesiva, ya que puede hundir nuestro negocio.

 

Pensar que, montar una tienda o negocio online va a ser “fácil” conlleva otros errores de bulto, como crear tú mismo una home con productos y esperar a que se venda sola. En primer lugar, muchos emprendedores digitales no cuentan con los conocimientos informáticos suficientes para desarrollar una tienda online y terminan subiendo a Internet una web poco funcional o que no transmita fiabilidad o transparencia a los posibles clientes. Por eso, soluciones integrales como Comandia, que ofrecen facilidades de diseño y de gestión de tiendas online, son cruciales para que tu web no sólo sea un mero escaparate de productos, sino el mejor argumento de venta, dentro de una plataforma que proporciona soporte, asesoramiento, descuentos en envíos y muchas opciones de personalización.

Desconocer el mercado y el producto, la receta para el desastre

Por otra parte, también hay quien no tiene en cuenta que, una vez abierta su tienda o negocio online, es necesario publicitarla para atraer tráfico. Un número enorme de proyectos de e-commerce descuidan su marketing y lo fían todo en el dudoso recurso a las redes sociales para conseguir visitas que en casos muy contados se convertirán en ventas. Por eso, hay que tener en cuenta la importancia de las promociones y, principalmente, de la capacidad del SEO para generar a medio plazo un tráfico orgánico que se traduzca en beneficios.

Otro de los puntos en los que coinciden los expertos es en la falta de perspectiva empresarial de muchas start ups online. La mayoría de los proyectos de e-commerce que no sobreviven no contaban en primer lugar con un plan de negocio, una herramienta indispensable a la hora de crear y mantener cualquier tipo de empresa. Este error lleva a cometer muchos otros, como desconocer qué objetivo de ingresos necesitamos para que el negocio se mantenga, no planificar la adquisición de stock o no contar con un plan de marketing para seguir atrayendo clientes.

Conocer el producto que vas a vender, cuáles son sus peculiaridades y qué ventaja va a ofrecer tu negocio online son temas vitales para que prospere. Saber encontrar un nicho en el mercado es casi tan importante como lanzar la propia tienda online, ya que la segmentación de nuestros productos ayuda evitar la competencia de majors como Amazon o eBay y facilita que el cliente nos vea como una opción más especializada y experta.

Shopping Experience, la clave para que tus clientes vuelvan

Sonará obvio, pero ponerse en el lugar del comprador a la hora de analizar nuestros datos de conversión o el propio proceso de compra a través de nuestra web es un recurso imprescindible para conocer por qué está funcionando o no un negocio online. Una web que exija dar muchos pasos para formalizar la compra, que tenga opciones de pago limitadas o que no ofrezca seguridad y transparencia a sus clientes está condenada a muerte.

Del mismo modo, mantener una base de datos segmentada de nuestros clientes es muy importante para que sigan teniéndonos en cuenta en sus decisiones de compra. Casi tan importante como el packaging del producto que vendes es el mail que lo acompaña y que será decisivo para fidelizar al usuario y de convencerle de que tienes lo que está buscando. Porque, al final, el que decide tu suerte y la de tu negocio online es el cliente y es a él al que hay que apelar y al que escuchar cuando queremos mejorar los resultados de nuestro e-Commerce.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
  1. Joaquín

    05/06/2015

    Muy interesante la reflexión. Es cierto montar una tienda online no es demasiado complicado, pero que la tienda virtual funcione es otra cosa.

    Un saludo

  2. Carlos Hoempler

    06/06/2015

    El error más grande es pensar que en un negocio de ecommerce lo más importante es la tienda. Si bien es cierto ayuda, lo más importante para aprender de los que sí saben (Amazon) es la logística. De nada nos sirve una tienda “linda”, con SEO, UX, etc. si no cumplimos con la promesa. Aquí en Perú muchos tienen su tienda online, PERO prometen X días de entrega y lo hacen en X+5.

    Salidos y éxitos =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>