Alibaba se une a las multinacionales del e-Commerce con su expansión a Estados Unidos y Europa

En un futuro cada vez más cercano, la lengua franca del e-Commerce será, según apuntan todos los expertos, el chino. Pero tranquilos, no nos referimos a que vaya a ser necesario aprender mandarín o cantonés para abrirse camino en el comercio online, sino a la creciente importancia que está ganando el gigante asiático dentro del sector. De hecho, China es desde 2013 el principal mercado del comercio electrónico global, con un volumen de ventas que, según la prestigiosa consultora Forrester, podrían alcanzar el billón de dólares en 2019.

Entre las compañias que han protagonizado ese despegue minorista online está Alibaba, que domina su mercado local a través de TaoBao y Tmall, dos webs dedicadas al comercio online C2C y B2C, respectivamente, que acaparan conjuntamente el 60% de las ventas en China. A pesar de su posición de poder sobre su mercado, Alibaba ha demostrado no ser una compañía asiática prototípica durante su expansión a mercados tan estratégicos como EEUU y la Unión Europea.

Alibaba, un rival a la altura para Amazon o eBay

Alibaba ha sido diferente del resto de compañías chinas o de negocios de e-Commerce desde sus inicios. Frente a los clásicos conglomerados empresariales asiáticos de dirigencia opaca, el creador de Alibaba, Jack Ma, es un personaje reconocible a nivel mundial, siendo el primer ciudadano chino en aparecer en la lista de los más ricos del mundo que cada año elabora la revista Forbes, a pesar de sus modestos orígenes. Empezando desde cero en 1999 con un modelo B2B, la gigante china del e-Commerce ha sido la protagonista de la mayor salida a bolsa de la historia, colocando 25.000 millones de dólares en acciones en la Bolsa de Nueva York en septiembre de 2014.

De este modo, Alibaba ha conseguido iniciar un proceso de internacionalización que ha permitido que cuente con accionistas del peso de Yahoo, que posee un lucrativo 15% de sus títulos, o que comercialice marcas tan “occidentales” como GAP o Burberry. En los últimos meses, el gigante del e-Commerce chino ha centrado sus esfuerzos en desembarcar en EEUU y la Unión Europea mediante un sistema de asociación o compra de postores locales, con la vista puesta en mantener su crecimiento promedio en el 45% anual.

Asia-Occidente, un camino de dos direcciones

La expansión de Alibaba no sólo supone la llegada de un nuevo postor al mercado del e-Commerce global, sino que también genera oportunidades a negocios online occidentales para ampliar su radio de acción hacia Lejano Oriente. No en vano, su gran rival Amazon ya ha abierto una tienda en Tmall para ampliar su mercado de venta de productos importados en China, lo que indica que el desarrollo del país como principal mercado de comercio electrónico no se está viendo limitado por regulaciones internas.

Este hecho lo demuestran las últimas leyes sobre e-Commerce aprobadas en China, que permiten a empresas online extranjeras vender en el país asiático sin necesidad de contar con un socio local, como sucedía hasta ahora. De este modo, cualquier tienda online puede ofrecer sus productos sin trabas a los más de 650 millones de consumidores chinos, sea a través de Alibaba o por su cuenta; un mercado demasiado jugoso como para no tenerlo en cuenta, pero que exigirá adaptarse a un comprador cada vez más exigente y con mayor capacidad adquisitiva.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>