La UE avanza en la legislación del e-Commerce con una plataforma de resolución de litigios

European Union

Una de las principales debilidades del espacio comunitario a la hora de competir con otros mercados es, paradójicamente, la falta de “unidad” a la hora de aplicar normativas. A pesar de que la UE es uno de los mercados emergentes del e-Commerce, hay pocos avances destacables para unificar criterios y facilitar transacciones y actividades.

Sin embargo, el mercado digital común podría estar más cerca de lo que parece. La Comisión Europea ha presentado en diciembre una propuesta para eliminar las barreras normativas entre los 28. Esta medida facilitaría el comercio dentro del marco comunitario y la resolución de conflictos con los distintos reguladores, tanto para grandes compañías como Airbnb o Uber, como para las pymes digitales.

 

Fomentar el crecimiento simplificando la ley

Esta propuesta de Bruselas es parte de una estrategia comunitaria más amplia, centrada en mejorar el acceso a los bienes y servicios en línea. De hecho, los estudios de la propia CE prevén que más de 120.000 empresas podrían así comercializar productos a consumidores de otros países comunitarios, accediendo a un mercado de hasta 70 millones de clientes.

Hasta el momento, sólo un 12% de los negocios digitales europeos vende a países de dentro de la Unión, mientras que el 42% de su consumo es meramente doméstico. Sin embargo, algunos estudios independientes sugieren un aumento del 1,8% en el PIB comunitario si la UE aplica esta propuesta directiva de servicios, lo que supone más de 4.000 millones de euros en una región ávida de oportunidades de empleo.

 

¿En qué afectará a los consumidores?

Hay varias vertientes de la propuesta de la Comisión que es necesario analizar. En primer lugar, esta directiva supone la puesta en marcha de una plataforma europea para la resolución de conflictos en línea, de la que los negocios digitales tendrán que informar en virtud de esta nueva normativa europea de consumo. En principio, su sitio web estará abierto y en funcionamiento a partir del 15 de febrero.

Esta hoja de ruta para crear el mercado único en el entorno digital también incluye una norma común para los 28 sobre la garantía de compra de contenidos digitales y mercancías. Gracias a esta nueva legislación, en caso de recibir un producto defectuoso, el consumidor tiene 6 meses para reclamar su reembolso, en el caso de un pedido físico y, en el caso de los materiales digitales, el fabricante debe responder de sus pedidos sin límite de tiempo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>