Los líderes del e-Commerce global se pasan al “brick and mortar”

modern shopping mall interior

Una idea muy extendida en el mundo comercial es la que predica que el e-Commerce es el futuro, mientras que las tiendas físicas, las de toda la vida, representan un pasado del que hay que huir cuanto antes. Sin embargo, la propia realidad de la industria nos enseña que ambas tendencias, la tradicional y la online, tienden a interrelacionarse en una dinámica de consumo cada vez más completa para el cliente y, a la vez, más compleja para el retailer.

Si tomamos a Amazon como ejemplo de retailer digital y a Walmart como paradigma del retailer más clásico, veremos como ambas estrategias empresariales tienden a converger. A pesar de que ambos negocios parten de dos premisas totalmente diferentes, las líneas divisorias entre ambos “mundos” se desdibujan con el fin de copar todas las esferas del negocio.

 

Amazon abre tienda en Barcelona

En los últimos años, ya no sorprende que minoristas tradicionales como Walmart o las europeas Carrefour, Lidl o Mercadona basculen su negocio cada vez más hacia el online. De este modo, intentan evitar que portales como Carritus, Soysuper, Ulabox o la propia Amazon se les adelanten a la hora de captar público netamente digital. Además, implementar una tienda online simplifica sus procesos de reparto a domicilio y contribuye a organizar su logística y stock.

Pero también existe el proceso inverso. Amazon ya lo había desarrollado en su EEUU natal, pero ahora todo apunta a que abrirá una tienda física en Barcelona. Concretamente, estará ubicada entre dos barrios tan comerciales como Gràcia y L’Eixample, en un edificio en el que combinará funciones de centro logístico, showroom, recogida de pedidos, oficinas administrativas y, por supuesto, una tienda física.

 

La proximidad como factor a explotar

Algunos interpretarán el movimiento de Amazon hacia el brick and mortar -en inglés, literalmente, ladrillo y cemento- como una alternativa de inversión en bienes raíces, al estilo Zara y Pontegadea. Nada más lejos de la realidad. Amazon, al igual que su gran rival, la china Alibaba, abren un lugar físico de venta pensando en aportar cercanía, confianza y facilidades a todo tipo de cliente.

De hecho, todavía más sonada que la próxima apertura de Amazon en Barcelona ha sido la noticia de la primera tienda física de Alibaba en un centro comercial “duty free” de Tianjin. En el caso de esta tienda, el factor proximidad cobra un nuevo valor, abriendo un punto de venta dedicado a productos importados que los clientes locales podrán conocer de forma más fidedigna en persona, además de amplificar la capacidad de atracción y de reclamo de dichos productos.

Esto no quiere decir que el gigante dirigido por Jeff Bezos o el de Jack Ma estén pensando en abandonar su dominio sobre el comercio electrónico global, pero sí demuestra una teoría que hasta ahora nadie había llevado a la práctica. El e-Commerce no sólo no busca sustituir o erradicar las tiendas físicas o brick and mortar, sino que su existencia simplifica y facilita los envíos, las devoluciones y el trato directo y cercano con el cliente, al tiempo que maximiza su alcance.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>