¿Cómo afectará el Brexit al e-Commerce europeo?

brexit-1477302_960_720

Desde que el pasado 24 de junio se dieron a conocer los resultados del referéndum sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, la incertidumbre es la nota dominante a ambos lados del Canal de La Mancha. Se duda sobre la fecha definitiva en la que se producirá, los términos que pactarán ambas partes o, incluso, si el Brexit llegará a consumarse, teniendo en cuenta los ajustado del resultado del plebiscito y la reticencia del gobierno británico a iniciar los trámites.

Las especulaciones rodean las futuras negociaciones entre Londres y Bruselas, pendientes de que los británicos se decidan a activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa. Downing Street intentará mantener el estatus prioritario que había alcanzado en el Mercado Único, pero los 27 ya han dejado claro que Reino Unido podría perder todos sus privilegios comerciales, salvo que renuncie a su promesa de bloquear la libre circulación de ciudadanos comunitarios en su territorio.

Preparándose para un divorcio complejo

Tras el shock inicial, muchos sectores ya han comenzado a hacer control de daños ante los inminentes cambios en las regulaciones y en las dinámicas comerciales y arancelarias. Especialmente, en el del e-Commerce, en el que Reino Unido es líder continental. Su salida del aún incipiente Mercado Común Digital afectará directamente a otros mercados comunitarios, no sólo en los que respecta a resultados, sino también a la distribución, la gestión de producto o los pagos.

A pesar de que el proceso de negociación entre Londres y la UE podría demorarse hasta finales de 2018, las primeras consecuencias del Brexit ya han comenzado a notarse. En primer lugar, debido a la caída histórica del valor de la libra esterlina, los británicos compran menos en negocios digitales foráneos, lo que privará tanto a grandes multinacionales como a pequeñas tiendas de una importante bolsa de clientes online que hasta ahora engordaba sus cifras de ventas.

Al mismo tiempo, el abaratamiento de la libra frente al euro y el dólar beneficia a los consumidores no británicos, cuyo dinero cunde ahora mucho más en marketplaces de Reino Unido. Sin embargo, la distribución puede convertirse en un problema a corto plazo, elevando los costes de logística, exportación y adquisición de suministros y dejando fuera de juego a los postores más pequeños, tal y como prevé el experto en marketing online Romuald Fons.

Un cambio que implica oportunidad

Desde Reino Unido, algunos gurús online como Richard Stubbings o Haydn Shaughnessy defienden que es posible sacar partido del Brexit, a pesar de que coinciden al considerar que supone un movimiento “estúpido” e “indeseable” para el e-Commerce británico. Por una parte, del mercado local desaparecerán rivales europeos dejando nichos por cubrir. Por otra, se abre la posibilidad de negociar con el mercado chino y de EEUU en un marco nuevo, sin el corsé normativo de la UE.

Para los retailers españoles con intereses o implantación en las Islas Británicas, el futuro pasa por definir cómo serán las nuevas relaciones comerciales con la UE. Si Reino Unido opta por un estatus similar al de Suiza, apenas habrá repercusiones para negocios y usuarios en forma de más impuestos. Pero, si se mantiene la falta de entendimiento entre Londres y Bruselas, la fuga de capital humano y las trabas aduaneras pueden lastrar al sector en todo el continente europeo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>