El servicio postal suizo experimenta con el reparto robotizado

dron

Mientras el comercio sigue su proceso de digitalización, el único eslabón puramente analógico del e-Commerce, el de reparto, lucha por tecnificarse. De hecho, la distribución de pedidos es actualmente un terreno que concentra gran parte del esfuerzo de innovación de varias majors, conscientes de la rentabilidad de ofrecer más opciones y plazos más cortos de entrega.

FedEx, UPS o El Corte Inglés han apostado por el same-day-delivery para acortar tiempos, mientras que Amazon, Walmart y Correos experimientan drones de reparto para ampliar el servicio a zonas de acceso complicado. Seur se ha incorporado muy recientemente a la corriente que propone mecanizar la distribución con GeoDrone, un dron que transporta paquetes más grandes y pesados, más lejos. En Suiza, mientras, ya están probando robots para optimizar la entrega.

Tecnificar el reparto para ampliar sus posibilidades

Swisspost, el servicio de correo suizo, lleva varios años invirtiendo en innovación y tecnificación del reparto. En 2015, su división de transporte aéreo y la compañía estadounidense de drones Matternet se asociaron para intentar desarrollar un modelo rentable de reparto de paquetes de hasta un kilogramo de peso a través de pequeños aviones no tripulados que siguen rutas automatizadas de hasta un radio de 20 kilómetros de distancia.

Sin embargo, Swisspost está acaparando portadas en las últimas semanas por sus innovaciones en transporte terrestre y no aéreo.  A partir de este mes, el servicio postal helvético comienza a probar el reparto de correo y paquetería mediante robots. El campo de pruebas será tan variado como el propio país: un distrito urbano, Köniz, en la capital confederal, Berna, y un distrito del ámbito rural, Biberist, en las montañas del norte del país.

Hacia un reparto con menor intervención humana

La compañía estonia Starship es la fabricante del prototipo, un robot de pequeñas dimensiones que se desplaza sobre seis ruedas. A pesar de su tamaño, este dispositivo puede portar hasta 10 kilos de peso en un radio de acción de seis kilómetros y es capaz de adaptarse a todo tipo de terrenos para desplazarse, aunque a una velocidad similar a la de un cartero a pie.

Eso sí, a pesar de que el robot de reparto es capaz de llegar a su destino sin intervención humana, SwissPost asegura que la misión de este proyecto no es reemplazar a los carteros, sino complementar su trabajo. Pese a estas intenciones, el robot está programado para seguir un sistema de navegación que se combina con un software de reconocimiento del entorno mediante cámara que permite el aprendizaje de rutas y que ayuda a esquivar a peatones y otros obstáculos.

De momento, la fase de pruebas se está realizando con la ayuda de asistentes humanos que estudian cómo mejorar la respuesta del prototipo ante distintas situaciones. Si los test dan resultados positivos, el robot comenzará a utilizarse de forma regular en un plazo de tres años. Mientras tanto, Starship ya está probando sus robots de reparto en Reino Unido y Alemania y, a partir de este otoño, también en la capital de EEUU, Washington.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>