Las pymes se lanzan al e-Commerce cross-border como vía de crecimiento

3027028_iphone699089_1280

A medida que el comercio electrónico se asienta en los hábitos de consumo cotidianos, el volumen de negocio del mercado digital global no deja de crecer a ritmo vertiginoso. Así lo afirma un estudio de Transparency Market Research, en el que prevé que el sector logístico multiplique por seis su valor en menos de una década, desde 122.200 millones de dólares en 2014 a 781.000 millones en 2024.

La causa de este despegue, según esta firma estadounidense de análisis, es el aumento de las operaciones transfronterizas debido a la superación de barreras logísticas, arancelarias o meramente geográficas. Pocos recuerdan lo complejo y poco fiable que era el proceso de compra online en webs extranjeras hace apenas una década, principalmente porque se trata de una imagen de un pasado poco memorable que el desarrollo comercial y tecnológico ha permitido dejar atrás.

Apostar por crecer en dimensión global

El despegue del comercio B2C en un mercado tan fragmentado como el europeo es una buena muestra del potencial del e-Commerce crossborder. Su facturación está superando este mismo año los 500.000 millones de euros, con casi 300 millones de clientes habituales y una media de gasto online anual de 1.540 euros. De esa clientela europea, al menos una media del 16% compra fuera de su propio mercado, a pesar de prácticas tan extendidas como el geoblocking.

En algunos países, como Reino Unido o España, ese porcentaje es mucho mayor y, en el caso inglés, mantiene una tendencia creciente a pesar de las incógnitas y dificultades que ya plantea su salida de la UE. Mientras un 27% de los pedidos online británicos tienen un destino extranjero, en España ese porcentaje supera el 55% y se debe fundamentalmente al peso de las majors y al comercio intracomunitario.

Un caso extremo es el de Israel, donde el 79% de los compradores online recurre a webs fuera de su país. Su aislamiento geográfico y político de sus vecinos genera un vacío que los israelíes eluden mediante el e-Commerce, a pesar del caos logístico que conlleva distribuir en un país en perpetua alerta. Sin embargo, su alto nivel de vida y unos hábitos de consumo online prácticamente homologables a los de Occidente lo convierten en un destino comercial para exportadores.

Pymes en el mercado global

En los últimos tiempos, un número creciente pequeñas y medianas empresas digitales están optando por internacionalizarse para aprovechar las nuevas facilidades tecnológicas, de pago o de reparto disponibles. La implantación de plataformas crossborder como Alibaba, Amazon, DHGate o Global-e supone una vía de salida para abrir mercados exteriores con un soporte adecuado y sin necesidad de grandes inversiones.

Las principales dificultades se centran en la atención al cliente y la logística de entrega y devolución, aunque hay que tener en cuenta que este último problema no afecta a reservas hoteleras o viajes. A pesar de todo, las perspectivas son prometedoras ya que, según muestra un estudio de Paypal, un 60% de negocios online que todavía no exportan están a punto de comenzar a hacerlo y un 42% de los que ya venden fuera prevén aumentar por ello su facturación.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>