Facebook busca sacar rendimiento comercial a sus millones de usuarios lanzando su propio Marketplace

marketplace-newsroom

Hace cuatro años, cuando Facebook protagonizó la mayor salida a bolsa de una compañía tecnológica y no cumplió las expectativas de los inversores, muchos analistas auguraron el principio del fin de la red social por antonomasia. Tres meses después, sus acciones habían perdido la mitad de su valor y ya se hablaba del estallido de una nueva burbuja en el sector por la avaricia de los accionistas de Facebook y por su escasa implantación en la economía real.

Sin embargo, el hundimiento de Facebook no sólo no ha sucedido, sino que ha conseguido triplicar su valor bursátil. La clave de esta recuperación hay que buscarla en el esfuerzo en innovación de la compañía de Mark Zuckerberg. En primer lugar, reforzando su gran punto flaco en 2012, la presencia en dispositivos móviles y, a partir de ahí, mejorando el aprovechamiento publicitario y diversificando cada vez más sus actividades para seguir ampliando sus beneficios.

Del like a la compra social

Dentro de esta estrategia de crecimiento, las actividades de Facebook han ido variando y apuntando a ejes como el de los contactos laborales, la mensajería instantánea o la creación de contenidos de realidad virtual para seguir ampliando su base de más de 1.000 millones de perfiles activos. Para completar esta diversificación, era de esperar un giro comercial que diese un valor más tangible a las interacciones entre esa enorme base de usuarios.

Este contexto explica el lanzamiento de Facebook Marketplace y las expectativas de la red social a la hora de aprovechar el auge del consumo social de proximidad. Esta tendencia, representada por aplicaciones como Wallapop o webs como la británica GumTree o la estadounidense Craigslist, supone que la red social se convierte en soporte de transacciones entre particulares, conectados entre sí por cercanía geográfica y por métricas de actividades y gustos del propio usuario.

En este caso, el “mercado” de Facebook ha echado a andar en EEUU, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda y, si esta primera toma de contacto cumple expectativas, pronto veremos su expansión a otros mercados de Europa y América. Y todo ello, a través de una app para iOS y Android, vehiculada con la ya existente de Facebook Messenger, que ofrece un escaparate personalizado al usuario en función de sus preferencias.

Una red social destinada a la omnipresencia

Facebook Marketplace no pretende competir con grandes mayoristas como Amazon o Alibaba, sino rentabilizar los más de 450 millones de usuarios que actualmente ya usan la red social para comprar y vender. El beneficio no será directo, ya que no se cobra por los intercambios realizados, sino seguir aumentando su base de usuarios móviles, de la que procede un 84% de sus ingresos totales.

Pese a que Facebook Marketplace se topará con una competencia diversa y bien aposentada en el mercado, la red social seguirá haciendo de la integración su gran baza. Precisamente, la clave de su éxito puede residir en conseguir que los miles de millones de usuarios que se loguean cada día usen Facebook como una herramienta multitarea, en la que puedes compartir enlaces, subir selfies, chatear con amigos y comprar a otros usuarios sin necesidad de salir de su entorno.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>