La Comisión Europea abre tres investigaciones para frenar prácticas ilegales en el e-Commerce

comision-europea-e-commerce

Una de las claves para fomentar el desarrollo del e-Commerce y su introducción en los hábitos de consumo contidianos es el establecimiento de reglas claras de juego. No sólo en beneficio de los clientes, que disponen de un entorno seguro de compra en el que poder pagar, recibir pedidos o realizar devoluciones sin sobresaltos, sino especialmente para favorecer la creación y el crecimiento de pymes y startups.

La UE se ha marcado la meta de reforzar el Mercado Digital Común y, para ello, hay varios procesos legislativos en marcha para unificar normativas y condiciones de comercio en las tiendas online comunitarias. Ésto no sólo supone obligar a las grandes compañías estadounidenses y asiáticas a operar bajo los estandares de calidad de la UE, si no también hacer cumplir las estrictas normas antimonopolio de Bruselas a todas los negocios digitales de dentro y fuera de la Unión.

Protegiendo la libre competencia

Para evitar que determinados postores jueguen con ventaja en el mercado online de los 28, Bruselas está poniendo en marcha una batería de procesos judiciales para combatir las prácticas de cartel, los recargos abusivos y el uso discriminatorio del geoblocking, entre otras prácticas ilegales. El objetivo, según la Comisión Europea, es proteger a los consumidores y garantizar su derecho a conseguir precios competitivos aprovechando la vasta oferta de la que dispone la UE.

Uno de estos procesos ha llevado a la administración comunitaria a abrir expediente a las fabricantes de electrónica de consumo Phillips, Pioneer, Asus y Denon/Marantz para esclarecer si han coartado la libertad de los vendedores minoristas a la hora de fijar precios. Desde Bruselas, se sospecha que estas compañías hacen uso de software de equiparación de precios, que iguala el valor de los productos propios a los de la competencia de forma automática y fraudulenta.

En este caso, tanto los consumidores como los negocios online se benefician de que se persiga este tipo de prácticas, ya que la especulación con márgenes comerciales puede llevar a la ruina a muchas pymes del Mercado Común Digital. Restringir la libre designación de precios no sólo reduce las opciones de compra, sino que supone una barrera absurda en un espacio comercial tan amplio como el de la UE.

Eliminando fronteras invisibles

Los otros dos procesos abiertos por la Comisión Europea se dirigen contra el uso del geoblocking para restringir los productos o precios a los que acceden los consumidores basándose en su situación geográfica. En la industria del videojuego, la investigación se ha centrado en los acuerdos de la distribuidora Valve con cinco estudios, entre ellos los míticos Capcom y Bandai Namco, para limitar la oferta de juegos online dependiendo de en qué estado de la Unión se acceda.

Un esquema similar, aunque ceñido al sector turístico, es el que la Comisión está intentando detectar en las actividades de la cadena hotelera española Meliá y varios turoperadores. En este caso, sin embargo, se les acusa de emplear la localización del comprador y su nacionalidad como criterio para decidir qué precio pagará por un alojamiento, lo que pone en cuestión el principal incentivo que ofrece el e-Commerce de viajes, la variedad de oferta a medida de cada cliente.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>