Contextual shopping, un último avance en la experiencia de compra

contextual-shopping-retail

Uno de los grandes retos para el marketing es el de poder colocar sus mensajes de forma efectiva, en un entorno digital que tiende a la saturación. A diario somos bombardeados con infinidad de reclamos publicitarios en casi cualquier formato posible, desde notificaciones sociales hasta los clásicos folletos que se arrugan en el buzón. Como reacción natural, el público se vuelve selectivo y receloso, especialmente cuando no se acierta en el timing, el contexto o el target deseado.

El desarrollo de la tecnología de big data permite aprovechar el rastro de navegación y búsqueda y dirigir mejor qué tipo de reclamos recibe el cliente objetivo, en qué momento concreto se le presentan y hasta qué punto es probable que generen una conversión. Gracias a la ingente capacidad de los dispositivos inteligentes y a la expansión del consumo online, las posibilidades son cada vez más amplias.

Superando las barreras de compra

El concepto de contextual shopping parte de esa base, de la integración de la experiencia de compra online en las actividades cotidianas. Para ello, no sólo se trata de aprovechar la ubicuidad que proporciona un smartphone para aumentar el número de impactos de una campaña, sino de sacarle el máximo partido a todo el entorno digital que contiene, ampliando el concepto de onmichannel hasta donde la tecnología pueda ofrecer.

Un ejemplo de marketing contextual es la posibilidad de emplear los datos de localización de un cliente para ofrecerle productos y ofertas cuando está en la propia tienda física o ante uno de sus anuncios. Pero eso es sólo el comienzo, ya que también es posible optimizar la customer experience guiando al usuario a un producto que busque y ofreciéndole otros que puedan interesarle en función de lo que ya ha comprado o los mostradores que ha visitado.

A través del contextual shopping, múltiples herramientas de última generación se ponen al servicio  del marketing. Realidad aumentada, beacons e incluso compra a través de comandos de voz están plenamente disponibles. La meta es eliminar cualquier barrera entre comprador y vendedor y aprender constantemente de cualquier interacción generando business intelligence que ayude a mejorar el proceso de venta.

Una experiencia de compra social

El papel de las redes sociales es clave en el desarrollo del contextual shopping. Facebook, Instagram o Snapchat ya cuentan con distintas formas de adaptación a esta tendencia, como botones de compra directa, canales para retail o incluso sistemas de pago. La compañía de Mark Zuckerberg incluso ha integrado en su Messenger la posiblidad de comprar a través de asistentes digitales sin interrumpir la conversación.

No sólo se trata de llevar un paso más lejos el social commerce, sino de facilitar a los retailers la posibilidad de estar presente en el momento en el que surge la decisión de compra. El contextual shopping supone ser capaz, casi al mismo tiempo, de despertar interés en el cliente y poder satisfacer sus pedidos de forma integrada en su quehacer cotidiano, desterrando para siempre los reclamos publicitarios no deseados, poco oportunos y destinados al fracaso.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>