Nuevos métodos de autenticación para aumentar la seguridad facilitando el pago

PAGO-SEGURO-ONLINE

En los albores del e-Commerce, el principal obstáculo para generar ventas surgía, mayoritariamente, a la hora de formalizar el pago online. La falta de medidas de seguridad y la escasez de opciones generaba un hueco sencillo de aprovechar para todo tipo de mangantes y suplantadores de identidad y hacía muy difícil establecer una relación de confianza con los posibles clientes.

Para poder conquistar la credibilidad ante los consumidores, han sido necesarios años de investigación y desarrollo tecnológico que hoy permiten reducir al mínimo el riesgo de estafa, robo monetario o de datos durante una transacción. Sólo así ha sido posible hacerse un hueco en los hábitos de compra y, para aumentar aún más la penetración social del e-Commerce, muchos más avances se están poniendo a punto para convertir el pago en un proceso indoloro y sin riesgos.

El poder del selfie

Los métodos de autenticación de pago han ido mejorando y sofisticándose, desde las contraseñas alfanuméricas a la verificación multidispositivo. En ese proceso, ha sido necesario equilibrar la necesidad de mantener un entorno seguro con la simplicidad en el proceso de identificación y pago, de tal manera que la experiencia de usuario se convierta en un argumento más para comprar y no al contrarioo, como en los primeros tiempos antes citados.

Con estas dos ideas en mente, la seguridad informática ha derivado hacia el uso de constantes biométricas, como el iris, la huella dactilar o los rasgos faciales. Esta idea, que parece sacada de un guión de la saga James Bond, es la clave en la que se ha basado la nueva generación de aplicaciones de autenticación lanzada por MasterCard, Identity Check, que ya está disponible en varios países, incluido España, y a lo largo de este año se pondrá en marcha a nivel mundial.

Para poder poner en marcha este sistema de identificación, MasterCard ha apostado por emplear todas las posibilidades que brindan los smartphones más modernos, como la cámara frontal para el reconocimiento mediante selfie. Combinar la seguridad en los pagos con el último grito en fotografía narcisista no sólo facilita el engagement a la hora de finalizar una transacción, sino que también gamifica el hasta ahora engorroso proceso de identificación.

Exprimiendo la biométrica

Gracias a los lectores de huellas digitales y los sensores infrarrojos que incorporan los móviles de última generación, las posibilidades se han ampliado al máximo, como demuestra el surgimiento de Apple Pay y Samsung Pay. Además, el desarrollo de la tecnología contactless permite que incluso el ritmo cardíaco o la circulación sanguínea se conviertan en modos de autenticación más sencillos de usar y prácticamente imposibles de engañar.

En el caso de la plataforma de pago estadounidense Keyo, la clave está en la palma de la mano. Más allá de las huellas dactilares, este sistema sólo requiere colocar la mano sobre la pantalla para que el lector identifique el patrón de las venas de la palma. En el terreno móvil, este sistema también es posible colocando un dedo sobre el lector infrarrojo situado junto al flash de la cámara, el mismo que se emplea para medir los latidos del corazón o el nivel de stress en las health apps.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>