La privacidad, una preocupación creciente para los usuarios de e-Commerce

encriptado privacidad ecommece

Un día a día sin monedas ni billetes en el bolsillo es cada día más fácil de concebir. De hecho, algunos países han comenzado a plantear su retirada de circulación a corto plazo, en un intento de simplificar la lucha contra la evasión fiscal y el blanqueo de capitales procedentes de actividades ilícitas. Ya sea a través de la clásica tarjeta o de tecnología contactless en el smartphone, el pago offline tiende a simplificarse y digitalizarse.

Del mismo modo, los consumidores comienzan a habituarse al pago sin efectivo, animados por su facilidad de gestión, pese a que no está exenta de riesgos desde sus comienzos. Por eso, según la Agencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, UNCTAD, el pago online sigue sin atraer a un 49% de usuarios de internet ante la incertidumbre sobre si se preservará la confidencialidad de sus datos personales o financieros.

Cuestión de confianza

Al mismo tiempo que pagamos nuestras compras “físicas” con medios de pago digital sin apenas plantearnos posibles riesgos, el e-Commerce no termina de generar un vínculo de familiaridad y seguridad con determinados nichos de su mercado. El estudio, publicado por el UNCTAD y elaborado por el Centro para la Innovación de la Gobernanza Internacional y el grupo democópico Ipsos,señala no sólo a internet como medio, sino también a sus interlocutores.

Desde el robo masivo de cuentas de Yahoo hasta el presunto hackeo electoral que ha llevado a Donald Trump a la Casa Blanca, pasando por las filtraciones de Edward Snowden, el e-Commerce ha perdido mucho terreno en seguridad y privacidad. Para los autores del sondeo, en el que han partipado más de 24.000 usuarios de 24 países, la delincuencia online y la actuación de compañías y gobiernos son los principales factores que lo explican.

El estudio del UNCTAD muestra una clara barrera de confianza que afecta directamente al negocio digital. Además, dibuja un reparto desigual respecto a la implantación de las nuevas tecnologías de pago. Mientras en los países asiáticos emergentes la mayoría de los consumidores prevén hacer uso del pago móvil a corto plazo, la proporcion disminuye al 30% en Europa o Japón, pese a ser mercados teóricamente más adaptados a la innovación y la tecnología digital.

Encriptado, a debate

A pesar de las conclusiones del informe, muchos grupos políticos y gobiernos ponen trabas a la implantación de nuevos métodos de encriptación de datos, alegando que permite operar desde el anonimato a cualquiera con un smartphone. Para evitar tensiones, algunas aplicaciones de mensajería o redes sociales introducen “puertas traseras”, que permiten a las fuerzas de seguridad vigilar en casos concretos comunicaciones que ayuden a sus investigaciones.

Más allá del debate sobre los peligros del anonimato online, el avance tecnológico ha permitido refinar al máximo el proceso de cifrado, protegiendo tanto las transacciones económicas como los datos del comprador del robo y el fraude. Sin embargo, es necesario seguir avanzando en la protección de la privacidad de los usuarios aún más para convencer al todavía enorme nicho del público reticente.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>