¿Es el e-Commerce de servicios el futuro del empleo eventual?

ecommerce servicios freelance

Desde el inicio de la recesión económica, el drástico aumento de las cifras de desempleo ha obligado a los trabajadores a buscar nuevas vías de subsistencia y de desarrollo profesional. Ante la falta de expectativas de otros sectores, la economía digital ha despuntado como nicho de empleabilidad, tanto en lo que respecta a marketing y comunicación de marca como en el propio e-Commerce.

De hecho, la logística, el desarrollo de software para tiendas y apps y la gestión de proyectos empresariales 2.0 son las facetas más prometedoras en lo que respecta a creación de empleo. Sin embargo, el propio desarrollo del comercio electrónico está abriendo camino a un modelo de negocio muy diferente del de los retailers online, ya que su propuesta se basa en ofrecer tiempo y experiencia en lugar de generar sus beneficios intermediando en la distribución de un determinado producto.

Más allá de la economía colaborativa

A la hora de definir el e-Commerce de servicios, es necesario diferenciarlo de otros fenómenos similares, pero sólo en apariencia. En este tipo de negocio, una plataforma pone en contacto al consumidor con profesionales que ofrecen sus talentos online de forma puntual a cambio de una tarifa. En inglés, se lo conoce como gig economy, que se traduce literalmente por economía de chapucillas, lo que destaca la eventualidad de estos trabajos.

Este modelo parece creado a medida de ocupaciones como la consultoría legal o publicitaria, la asistencia informática, la docencia de apoyo o los servicios de limpieza o reparaciones domésticas, aunque cada vez se aplica a más categorías profesionales. Sin embargo, en ningún caso engloba a lo que se conoce como economía colaborativa, fundamentalmente porque lo que se ofrece no es colaboración, sino trabajo a cambio de un precio fijado.

Plataformas de consumo compartido como Blablacar, Car2Go o Amovens, de servicios informales como Airbnb o Deliveroo, o de comercio paralelo como Uber o Cabify no pueden considerarse propiamente e-Commerce de servicios por su especialización. También por su relación con el proveedor de servicios, ya que en ningún caso se busca que el conductor de carsharing o el arrendador de un piso compartido haga de ello una actividad laboral.

Hacia el trabajo on demand

En España, la temporalidad laboral, especialmente entre los jóvenes, es uno de los principales factores que explican el desarrollo del e-Commerce de servicios. En un mercado inestable en el que la UE estima que hay más de un 26% de trabajadores sin empleo fijo, plataformas de empleo eventual como Traveja, Taskia o Etece conectan al sufrido profesional eventual directamente con su público y ayudan a que genere una entrada de clientes más estable.

Concebido para el empleo eventual, el comercio online de servicios o tareas también alberga a autónomos. Dado que se trata de un fenómeno relativamente reciente, carece todavía de marco legal propio, por lo que comparte las mismas dificultades de facturación y la desprotección ante la eventualidad que sufren los freelance. Por ello, la implantación del e-Commerce de servicios también está ligada a cómo se concrete la reforma del empleo autónomo, que podría tanto facilitar el desarrollo laboral de los emprendedores como ahondar en su precariedad.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>