Fraude online, un riesgo para compradores y vendedores

fraude comercio online

La confianza es el pilar fundamental que sostiene gran parte de la industria del e-Commerce. El comprador confía en que la tienda online le enviará su pedido después de haberles entregado sus datos bancarios, el vendedor confía en que los pagos y el proveedor logístico lleguen a tiempo y en que sus campañas y promociones sigan atrayendo clientela. Si esa confianza se quiebra en alguna de sus facetas, todo lo demás puede venirse abajo.

Puede parecer frágil, pero actualmente la relación entre el consumidor y el comercio electrónico es más sólida que nunca. Las cifras de ventas aumentan de forma constante trimestre a trimestre, empujadas por un mercado vibrante y dinámico que cada vez se adapta mejor a sus clientes. Pero también porque las medidas de seguridad que protegen a compradores y vendedores están consiguiendo reducir el fraude online en torno a un 35% en el último año.

Compras seguras online

Al igual que en el comercio tradicional, los usuarios de e-Commerce han aprendido a tomar unas precauciones básicas antes de teclear su número de tarjeta de crédito. Entre un 25 y un 30% de los consumidores reconoce que el miedo al fraude o al robo de identidad limitan su relación con las compras online. Por ello, tanto tiendas online como proveedores de servicios de pago dedican mucho esfuerzo en conseguir y mostrar todo tipo de certificados de seguridad y privacidad.

Cuando un cliente potencial accede a una tienda online de la que no tiene referencias o accede a una oferta irresistible que aparece en su correo o su navegador, lo hace en estado de alerta. Ofrecer información clara sobre el negocio, las formas de pago, los plazos de entrega, la política de devolución y una vía de contacto es lo mínimo exigible. Además, los comentarios de otros clientes pueden ayudar a dar credibilidad y detalles al servicio que se ofrece.

En lo que respecta a la seguridad en los pagos online, las mejoras suelen venir de la mano de los avances tecnológicos. Paralelo al desarrollo del m-Commerce, el uso del smartphone como método de autenticación multidispositivo de transacciones ayuda a evitar el uso de tarjetas robadas. Además, gestores de pago como MasterCard o Visa ofrecen sus propias herramientas de verificación para evitar sorpresas y hackeos a gran escala.

Definiendo el perfil del defraudador

Cuando se piensa en qué perfiles de comprador o de lista de la compra deben levantar alarmas de seguridad, normalmente pensaremos en pedidos de alto valor económico que llegan del extranjero en condiciones sospechosas. Sin embargo, según la financiera online Aplázame, el valor medio de una compra fraudulenta está en los 340 euros, por encima de la media de gasto, pero no lo suficiente como para generar suspicacias a simple vista.

El estudio de Aplázame nos muestra un perfil de comprador fraudulento entre los 26 y los 43 años de edad, que elige preferentemente productos de electrónica, música u hogar y que suele cometer sus fechorías en meses de alto volumen de compras, como las rebajas de enero y febrero y la depresión posvacacional de septiembre y octubre. Además, este tipo de crimen suele darse en mayor medida en Canarias, Aragón y Andalucía, lo que muestra que el fraude se perpetra más cerca de lo que podemos pensar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>