Las claves de la nueva propuesta de la Comisión Europea sobre fiscalidad digital

impuestos ecommerce europa_WP

Los impuestos que pagan las grandes empresas digitales en la Unión Europea son una constante fuente de conflictos entre ambos sectores. Desde Bruselas, se critica la compleja ingeniería fiscal de la que se sirven las principales compañías de e-Commerce para pagar el mínimo nivel de tasas, mientras que el sector online critica cualquier intento de reforma impositiva como un ataque a su desarrollo.

Las autoridades comunitarias han intentado distintos enfoques para unificar criterios fiscales y garantizar que todas las empresas cumplen con sus obligaciones. Primero, con multas a Apple y Amazon por utilizar Irlanda y Luxemburgo para evadir impuestos. Posteriormente, amenazando con sanciones a los países con tasas más bajas, para frenar así la competencia desleal entre países comunitarios.

 Una decisión fiscal por consulta pública

Ahora, la solución que plantea la Comisión Europea para unificar la fiscalidad digital se ha concretado en una consulta pública para conocer la opinión de las empresas, las instituciones y los ciudadanos. La votación se mantuvo abierta hasta el 3 de enero y buscaba decidir la fórmula “más justa” para comenzar a crear un Mercado Único Digital a través de unos impuestos más efectivos y equilibrados.

Meses atrás, la CE ya había presentado una estrategia para crear impuestos sobre la facturación, los ingresos por publicidad o las transacciones digitales de las grandes empresas de Internet. Esta iniciativa, impulsada por Alemania, Francia, Italia y España, buscaba que las compañías digitales soporten una carga fiscal similar a las de otros sectores y equiparable a la de cualquier país de los 27.

La propuesta de las cuatro principales economías de la UE intentaba evitar que las empresas de servicios digitales se sirvan de los distintos niveles de impuestos en los países comunitarios para tributar allí donde más les convenga, en lugar de donde se generan sus beneficios. Esta medida va destinada a todo tipo de negocios online, desde marketplaces como Amazon o eBay, proveedoras de contenidos como Netflix o Google o plataformas de alquiler como Airbnb.

Fomentar la competitividad

Dado que la iniciativa de los cuatro países no ha conseguido el respaldo necesario, Bruselas analizará los resultados de la consulta pública para definir su reforma fiscal, necesaria para mejorar la competitividad de la Unión. Sus conclusiones se darán a conocer en el primer trimestre de 2018 y servirán de base para elaborar su impuesto consolidado de sociedades, que se negocia desde hace seis años.

En ese momento, se desvelará el alcance de esta reforma y su impacto en las pymes y compañías de la UE que comercian fuera de sus fronteras nacionales. Una de las preguntas de la consulta de la Comisión plantea directamente la conveniencia de una exención de impuestos digitales a las pymes para favorecer la competencia con las grandes multinacionales online, lo que podría equilibrar definitivamente la balanza fiscal.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone
No existen comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>